miércoles, 20 de marzo de 2013

Reseña exclusiva con Nextlahualini

En entrevista exclusiva, les traaigo a Nextlahualini, una banda procedente de Puebla, cuyo proyecto apuesta a realizar metal prehispánico desde 2009, año de su conformación. De la necesidad de expresar el amor y respeto a la madre tierra y a las deidades antiguas, a nuestras raíces, así como rescatar nuestra cultura prehispánica surge Nextlahualini, cuyo significado literal era el del tributo ofrecido por los hombres a los dioses, donde entregaban su vida, debido a que las deidades se nutrían de los corazones humanos, símbolos de la vida.


Su música está inspirada por las culturas antiguas nacionales, cuyo finalidad es realizar un reconocimiento a las grandes civilizaciones que se levantaron en México, siendo imponentes imperios, llenos de conocimiento. Hoy en día, nuestra nación está llena de grandes tradiciones ancestrales, por cualquier rincón del país las encontramos, las cuales datan desde tiempos milenarios.



A pesar de tener tanta riqueza cultural en nuestra tierra, es increíble que muchos se interesen más por culturas ajenas a la nuestra, por lo tanto los miembros de Nextlahualini deciden dejar de lado cualquier otra temática, ya que en sus comienzos eran una banda de black metal. En adelante, sólo mantuvieron la idea de formar algo mexicano, fusionando su gusto por el metal, con lo prehispánico.

La banda la integran un par de hermanos, “Ome Itzcuintli” (Guitarra y bajo), cuyo nombre significa dos perros y “Xicome Quiahuitl” (Voz y batería), que simboliza lluvia, que es lo que llena de vida nuestra tierra. Los nombres los toman según el día en que nacieron cada uno de ellos, de acuerdo al calendario mexica.

Al escuchar su música por primera vez, no solamente me agradó y sorprendió por la particular combinación, si no que el estilo presenta una inclinación al black metal, con lo cual hace creer que se trata de un prehispanic black metal, pero Xicome Quiahuitl y Ome Itzcuintli sólo realizan metal, con líricas prehispánicas en español, junto con instrumentos autóctonos, en donde manifiestan su fuerza y potencia, llena de gritos de guerra.


Somos guerreros de Anahuac

Ritmos brotados del alma


Diversos son los instrumentos prehispánicos emplea Nextlahualini para crear sus melodías, podemos encontrar un Atecocoli (caracol de mar), algunos Teponaztli (cilindro de madera hueco), Ayoyotes (cascabeles), Ayacaxtle (esfera de madera con pequeñas piedras en su interior), Huehuetl (tronco hueco más grande con cuero en un extremo) y diversas ocarinas de barro (flautas), que asemejan sonidos de diversas aves.

Los instrumentos prehispánicos son parte de su vida, algunos de los adornos que los integrantes le proporcionan a sus rolas son de danzas autóctonas de México, viejos cantos en náhuatl y algunos otros son de su propia inspiración.


El logo de la banda representa una Teocalli (pirámide), que es un símbolo de nuestras culturas, rodeada por ramas que emergen de la tierra, representando el retorno de lo antiguo, con dos quetzales erguidos en ramas de cada lado. Al centro un eclipse como figura de la dualidad eterna y al centro un maguey (personificando a Mayahuel), cacto mexicano que nos regala una bebida sagrada como lo es el pulque.


Al momento han realizado un par de demos, el primero de ellos tomó el nombre de “Inin Tlalticpa”.

Para noviembre de 2012, concluyen el “Omeyocan” y en palabras de Nextlahualini, cada canción nos cuenta lo siguiente:

• Anahuak (tierra rodeada de agua): –“Cientos de años viviendo en esta tierra, Anahuac es nuestro hogar, es nuestra tierra… Esta canción inicia con un agradecimiento a Ometeotl, por todo lo que tenemos, en especial por nuestra Anahuac”.

• Como águilas: –“Juntos volaremos como águilas… Es un canto mexica que alimenta nuestro espíritu, buscando elevar nuestra energía hacia el universo abriendo nuestras alas como águilas fundiéndonos en uno solo con el cosmos”.

• Consigna: –“Al saber que la guerra ante los conquistadores se había perdido, el Tlatoani  Cuahuatemotzin envió un mensaje hacia los cuatro rumbos de Anahuac, la letra de la canción es exactamente esa última consigna”.

• Guardianes: –“Siente la energía que corre por tus venas, siente la fuerza que emana de tu alma… Iniciando con un poco de la danza mexica Guerrero. En esta rolita simplemente dejamos fluir nuestra fuerza guerrera resaltando que jamás pudieron conquistarnos totalmente, somos los verdaderos guardianes de nuestra tierra y nuestra cultura”.


• Inmortales: –“Cada noviembre en México celebramos a nuestros difuntos, antiguamente existían muchas otras fechas para celebrar a los muertos, los conquistadores intentaron arrancarnos esas tradición pero al darse cuenta que era algo demasiado arraigado y que de ninguna forma podrían impedir el culto, permitieron solo un día al año para continuar con esta tradición. Inmortales son todos aquellos seres amados que se nos adelantaron en el camino, ya que nunca morirán, seguirán en nuestros corazones por siempre. Todos algún día seremos inmortales…”

• Omeyocan: –“Es el lugar donde habita Ometeotl y Omecihuatl, quienes forman la dualidad del universo Ometeotl, que es todo lo que nos rodea desde la partícula más diminuta, hasta el cuerpo más grande que podamos llegar a imaginar, es la vida y el quietud, es el día y la noche, es luz y obscuridad, es bondad y maldad, es el hombre y la mujer, todo el universo se equilibra de esta forma. Esta canción simplemente es dedicada a esta energía que nos da vida”.

• Quetzalcóatl (instrumental): –“Contiene la danza mexica Quetzalcóatl”.



• Tlaltecuhtli: –“Realizada completamente con instrumentos autóctonos acepto el sonido del sintetizador. Intenta transportar a un lugar lejano, muy antiguo donde la madre tierra está en su máximo esplendor en un acontecimiento que vemos cada día de nuestras vidas: el atardecer de un día, la transición del día lleno de color, aves, viento cálido, cielo azul, montañas llenas de vida y color. Y lentamente todo se transforma dando paso a la obscuridad y serenidad de la noche lluviosa, con grillos y búhos llenando de tranquilidad nuestra esencia”.

• Tonantzin: –“Cada día dañamos más a nuestra madre tierra, ríos, mares, bosques, animales, cielo… Estamos contaminándolo todo y nadie se interesa por esto. La canción es una plegaria a Tonantzin (nuestra venerable madre tierra), tratando de dar un solo mensaje: No contaminar más a nuestra madre tierra, sabemos que es difícil, pero tratemos. Termina con un canto en náhuatl a Tonantzin. Perdonanos Tonantzin…”

• Viajeros: –“Es un pasaje del libro sagrado de los mayas, el Popol Vuh, en el cual narra el viaje de los hermanos Hunap Kuh e Ixbalanque hacia el Xibalba, buscando la venganza de la muerte de sus padres a manos de los señores del Xibalba”.

• Xochiquetzal (instrumental): –“Dedicada a la Señora de las flores”.


A finales de este año esperan sacar una nueva producción


Actualmente Nextlahualini tiene una corta, pero destacada trayectoria, se han presentado en su natal Puebla, Tlaxcala y el Estado de México. Su trabajo ha tranpsasado las frontreras, llegando a ser reconocidos en Sudamérica, Estados Unidos y en países como Finlandia y Croacia.

Como mensaje de la banda hacia los metaleros es que apoyen a sus bandas locales, ya que la escena under en México es poco apoyada porque la mayoría de las veces, los promotores sólo buscan el beneficio económico y encima, aún está presente el malinchismo:

–“Nunca se olviden que necesitamos saber de dónde venimos para tener claro hacia dónde queremos ir, cuiden y respeten nuestras tradiciones, respeten a nuestra gente, todos somos parte de lo que dejó la conquista. ¡Que Ometeotl guíe sus pasos por buen camino!”


De mi parte les digo que hay que apoyar lo nacional, porque en verdad hay talento y muchas ganas de trascender, y para muestra esta grandiosa banda. Sería  grandioso que hubiera más bandas de metal prehispánico, como Amocualli, originaria de Ocotlán, Jalisco. Nos vemos en la siguiente reseña under. \m/


Ek Balam, Yucatán