viernes, 8 de noviembre de 2013

Hell and Heaven en declive

A tres años del lanzamiento del Hell and Heaven Metal Fest, en Guadalajara, ha dejado tras de sí, más críticas negativas que comentarios positivos. Desde su primera edición en octubre del 2010, las fallas en la organización y la logística se convirtieron en su sello particular.

 

De acuerdo con CEIME, consorcio encargada de orquestarlo, encontramos dentro del enunciado de su misión, el ofrecer al público “la mejor variedad de espectáculos a un costo accesible sin descuidar la calidad de artistas y producción”. Objetivo pendiente sin duda.

 

La baja calidad en los eventos generó toda una serie de reclamos por parte de una amplia mayoría de los asistentes, lo cual desembocó en un sentir generalizado de decepción y molestia. 

 

Sin una notable mejoría, los errores permanecieron presentes. A pesar de su nula corrección y de los abusos perpetrados hacia los leales seguidores de todo el país, distinguidos por su completa entrega y amor hacia el heavy metal, brindaron un soporte incondicional.

 

Una segunda empresa del giro del entretenimiento en vivo, prácticamente del mismo comité organizador encargado de producir el Hell and Heaven es Live Talent, quien dirigió el Force Metal Fest 2013, efectuado en la Ciudad de México, por lo cual, la situación fue semejante: desorganización y deficiencias.

 


Archivo Aldair Teutle

Foto: Archivo del autor

 

El pésimo desempeño en el funcionamiento de ambos espectáculos, incluye, en primera instancia, el desfase en los horarios oficiales, trayendo como consecuencia, la demora en el show de las bandas, e incluso, algunas de ellas obligadas a reducir su tiempo en escena.

 

Asimismo, a manera de expresarlo menos peyorativo, el audio fue catalogado como pésimo, debido al bajo volumen, una incorrecta ecualización y en el caso del Hell and Heaven, un “choque” de sonido entre un stage y otro.

 

De igual modo, en éste último, los clientes declararon haber sido objeto de fraudes, tales como el incumplimiento de los beneficios prometidos en las distintas zonas disponibles. 

 

Ejemplo de ello es la V.I.P., donde ninguno de los privilegios existió a cabalidad.

 

Esto engloba el mobiliario insuficiente, pobre barra libre y equipamiento necesario, mala visibilidad hacia el escenario, magra convivencia con los artistas en el área denominada “meet and greet” (sólo Dark Funeral se presentó), etcétera.

 

Lilia Sosa comenta: –“Fui al de este año, me latieron mucho las bandas pero la organización no tanto porque compré mi boleto V.I.P., costó mucho por cargos y no valió la pena, sólo por estar en una silla (a veces sin sombra), lejísimos del escenario; el agua y cerveza nos la cobraban más cara, ninguna alcanzamos, tenías que estar en el backstage para conseguir algo pero al mismo tiempo perderte de las bandas, eso no fue un trato V.I.P., y las áreas estaban muy chicas, fue una tontería comprarlo”. 

 

Aunado a lo anterior, se añaden las quejas por varios aspectos, la entrega de playeras oficiales conmemorativas y las “fancards”, en algunos casos, fueron entregadas fuera de tiempo o nunca se llegó a realizar.

 

También se agregan las pifias en el transporte, cuya responsabilidad finalmente se remite al comité organizador, liderado por Javier Castañeda.

 

Respecto a la capacidad del espacio donde se llevó a cabo, ésta fue rebasada. Fueron limitadas las áreas de comida, descanso, sanitarios y servicios en general.

 

Así como falta de seguridad y condiciones inadecuadas en el sector destinado para acampar dado que fue en superficie de concreto. Además, se tiene otro factor negativo, los altos precios en alimentos y bebidas.

 

Vladimir Cornelio expresa: –“Fue ésta, la 2013 a la que fui, todo empezó muy bien, la gente tapatía se emocionó por el cartel, pero empezaron problemas con las bandas, que a unos no les pagaron, que a otras las bajaron a unos cuantos minutos de empezar, problemas con el sonido, etcétera, etcétera, también agreguemos precios dentro del festival, estuvieron excesivamente caros”.

 

A grandes rasgos, los desaciertos expuestos son la causa de la inconformidad de los muchos que han acudido a cualquiera de las ediciones del Hell and Heaven o Force Fest.

 

Queda así de manifiesto la voluntad de las empresas citadas de velar sólo por sus diversos intereses económicos y comerciales, en detrimento de la excelencia en su servicio.

 

El perseguir exclusivamente el lucro, hace cuestionable el profesionalismo que arguyen poseer, dando pie a soslayar el compromiso y respeto hacia los que hacemos acto de presencia, con el deseo de vivir el mejor fest de América Latina, idea vendida por los productores.

 

¿Acaso el amplio nicho metalero, de carácter cautivo, no merece eventos de clase?

 

Repetidas ocasiones manifestaron escuchar a los fans, así como la pretensión de fortalecer la escena nacional apoyando a los nuevos grupos.

 

La realidad es disímil, producto de la incapacidad de tolerar las opiniones adversas vertidas en varios lugares, incluida su fanpage oficial, mismas que son eliminadas y los usuarios bloqueados e insultados.

 

Actualmente Live Talent, en alianza con la productora chilena Transistor, quien exportara el Maquinaria Fest a otras naciones incluida la nuestra, se encuentran en la promoción de la edición 2014 a celebrarse ahora en el Distrito Federal.

 

Asimismo, mantiene la estrecha colaboración que ha venido haciendo con Televisa, a través de Telehit Latinoamérica. Tras no adquirir los derechos de difusión del Vive Latino, han renovado con el Hell and Heaven para la retransmisión del par de fechas del 2014 en el canal.

 

El cambio de ubicación trajo consigo fuertes críticas por parte de la audiencia tapatía. El argumento: siempre existió respuesta y cobijó, sin importar lo estropeado y le confirió proyección nacional.

 

Inclusive existe una página en Facebook titulada “Hell and Heaven Traidores Metal Fest”, donde prevalece el desacuerdo de cientos de usuarios, donde fluyen diferentes comentarios, datos y aportes relevantes.

 

Al respecto, en entrevista con una fuente cuyo nombre pidió no ser revelado señala: –“Desde el 2011 querían cambiar de sede, sólo querían agarrar fama, aparte si se quedaban (comité organizador) no les iban a dar apoyo porque tienen adeudos con cervecerías, la producción de sonido, etcétera”.

 

El testimonio es respaldado por la siguiente publicación:

 




Continúa: –“No me extraña (el traslado a la capital) porque en el de este año hubieron varias bandas mexicanas e internacionales que se quejaron por falta de pago”.

 

Concluye: –“Haggard fue una de ellas, manifestándolo en su Facebook donde habían escrito que no habían recibido ni la mitad de lo acordado. Con Sodom fue lo mismo; un dato interesante es que , el segundo día (19 de mayo) a muchos de los que fuimos no nos dejaban pasar los de seguridad, no sabemos por qué, pero nos perjudicaron y dejaron sin espectadores a las bandas, yo me perdí mi favorita local”.

 

Con base a información del diario La Jornada Jalisco, la explicación de los organizadores fue clara: el cambio de sede obedece a factores económicos y a la poca respuesta del público de Guadalajara. –“El proyecto creció, pero agotó su nicho”, señaló en conferencia de prensa, Juan Carlos Guerrero, miembro del comité.

 

De igual modo, los inversionistas han influido en esta decisión, ya que han solicitado intentarlo en “la ciudad de la esperanza”. Lo que es un hecho es que el festival no volverá a su localidad original.

 

Un proyecto que denotaba un gran potencial, se vio empañado por todos los elementos exhibidos. Salta a la vista una hipótesis concisa: ¿Está cercana la extinción del Hell and Heaven?

 

Un trato digno para los seguidores significa un negocio rentable, eso nos dicta una norma básica de la publicidad y mercadeo. Un mal trabajo tiene sus debidas consecuencias, en toda empresa sucede así.

 

Mientras tanto, sin la mayoría de las bandas confirmadas que integran el actual cartel, el lugar aún no está dictado, pero se maneja la posibilidad del Parque Bicentenario, situado en la delegación Miguel Hidalgo.



En la que será la cuarta edición en su historia, se analiza la posibilidad de incluir zonas para deportes extremos y una exposición de tatuajes con los mejores del mundo, puntualizaron los organizadores.


La empresa encargada de suministrar esta vez las entradas es Super boletos, del Grupo Avalanz, el más directo competidor de Ocesa en la industria del entretenimiento.



 

Reportaje especial de Aldair Teutle - A.k.a.: Spook

 

El pulso de los metalheads, revisa en seguida un anexo gráfico:

 

•  Imagen

•  Imagen

•  Imagen

•  Imagen

•  Imagen